La terapia energética busca eliminar los bloqueos que se producen cuando nuestro cuerpo se satura, y dicha saturación está condicionada porque la relación con todo lo demás se ha perdido o se encuentra tensa. La idea de esta técnica alternativa es la de devolver la conexión natural entre la energía del cuerpo, de las emociones, de la mente y del espíritu. Eliminar las malas vibraciones y las energías negativas de tu vida no parece una tarea demasiado fácil, pero con esta terapia lograrás que el equilibrio vuelva a tu vida. La terapia energética se recomienda a quién sufre ansiedad, estrés o cansancio excesivo en su día a día. Sin embargo, también puede ser una alternativa a problemas concretos a los que nos enfrentamos y que de alguna manera nos están superando, sean del tipo que sean.

Servicios asociados

Es una técnica basada en el uso de piedras o gemas, que trata del mantenimiento y recuperación de la salud mediante la utilización de estos elementos.
Los cristales hacen parte del reino mineral, y cada uno tiene una vibración específica que afecta a nuestros centros de energía o chakras. Actúan sobre el ser humano estimulando y activando su capacidad de auto curación y expandiendo su energía, nos protegen contra diversas formas de negatividad. Los cristales permiten que las zonas bloqueadas, emociones estancadas y los rígidos estereotipos mentales que están anclados en el cuerpo, sean liberados para ayudar a la persona a sanar física y espiritualmente.
Es un sistema de sanación, autosanación y reequilibrio bioenergético mediante la transmisión de la energía Universal curativa a través de la imposición de manos. Trabaja directamente con el campo de energía del paciente, incidiendo directamente sobre los bloqueos que perturban la libre circulación de la energía en su ser, restaurando y armonizando sus sistemas y ayudándole a descubrir de forma sencilla el camino hacia la salud.
También conocida como Terapia del color, es un tratamiento alternativo que busca equilibrarnos de padecimientos físicos, emocionales y mentales. El tono que utilizamos es importante pero también lo es donde lo utilizamos. La zona superior del cuerpo, de la cintura hacia arriba (blusas, camisas, poleras, abrigos, chalecos y bufandas) se relaciona principalmente con el mundo emocional, los deseos y las necesidades. La zona inferior (pantalones y faldas) transmite información acerca de las necesidades materiales y la energía física que maneja la persona, su fuerza y dinámica interna.